10 Consejos para mejorar como padres

10 Consejos para mejorar como padres

Los hijos son como un jardín, la calidad de la cosecha dependerá de la calidad de la semilla y del cuidado que le brindemos para que germinen y den muchos frutos. Ejercer la paternidad responsable es más que un deber es una gran bendición, es formar hijos para la vida que puedan ser modelos de conducta en una sociedad confundida y desorientada. Hoy el llamado es para todos los padres que no descuiden ni abandonen su hogar que se esfuercen y luchen por tener mejores hijos. Solo siendo un mejor padre podrás tener mejores hijos. Pero ¿quién educa a los padres?, ¿Dónde están las escuelas para ser un mejor padre o una mejor madre?, ¿en donde se pueden hacer las pasantías?, solo la vida misma le brinda la oportunidad a los padres para mejorar, para crecer y para aprender. Si tú como padre o madre no mejoras cada día, no te esfuerzas para ser mejor con tus hijos; ellos entonces pagarán el precio de una educación sin orientación y vivirán en carne propia las consecuencias de tus errores al criarlos, errores que muchas veces marcan la diferencia entre una relación positiva o negativa entre padres e hijos.

Hoy queremos darte 10 consejos prácticos para que mejores como padre, para que los apliques y los uses con tus hijos:

1.Escucha a tu hijo: Es habitual que los padres no escuchen a sus hijos, quizá la experiencia o simplemente saber que sus hijos no tienen la razón hacen que los padres sean autoritarios y no quieran escuchar las opiniones de los más jóvenes en casa. Aprende a escucharles, déjalos que manifiesten sus ideas por más excéntricas o equivocadas que sean, no los cuestiones déjalos que ejerzan su derecho al voto sin censura. Recuerda que al opinar no determinan una decisión y hasta pudiesen complementarla.

2. Reconoce sus habilidades: Debes recordar siempre que cada hijo tiene virtudes y destrezas y como padre o madre es tu deber descubrir y exaltar esas habilidades, repíteselas día a día, oriéntalo para que las use y las mejore con el paso del tiempo. Hablar solo de las debilidades causa problemas de autoestima y valoración. Recuerda el halago es un arma muy fuerte en su educación.

3.Hay que respetar su personalidad: Cada niño es único y diferente y como tal debes tratarlo. No tenemos porqué educarle para que haga lo mismo que el resto de los niños. Cada uno elige su camino, sus objetivos y propósitos, por lo que no todos los niños deben ser iguales. La idea es que seas un mentor y guía él tomara por si solo sus propias decisiones, no lo obligues a que cambie su forma de ser, solo aconséjalo.

4.Dales su espacio: Es un error bastante común sobreproteger a los hijos. La sobreprotección se produce por el temor de los padres a que le pase cualquier cosa al niño, desconfiando de su propia valía y acarreándole serias consecuencias. Hay que darle autonomía en su justa medida. Por más que los padres deseen lo mejor para sus hijos deben ser ellos los que elijan lo mejor para sí mismos. No los subestimes y déjalos, proporcionalmente, ir asumiendo riesgos.

5.Edúcalos para que sean independientes: Muchos padres forman hijos vagos, flojos y sin proyectos de vida, hijos que al crecer serán una carga y que a su vez sus propios hijos tendrán que ser mantenidos por sus abuelos. A los niños hay que enseñarles a valerse por sí mismos, tienen una edad para aprender cada cosa, y cuanto antes lo aprendan mejor, sin apresurarse tampoco, claro. Forma en tu hijo un hombre responsable, una mujer con cualidades y habilidades.

6.Habla (gritos no): Por impaciencia, impotencia, rabia y/o dolor muchos padres hacen de los gritos una herramienta diaria de comunicación con sus hijos. Esto genera en ellos obstinación y humillación. Aprende como padre a decir todo de forma correcta y a trasmitir el mensaje sin desesperación. Gritar solo empeorará las cosas y formará en tus hijos personas que también gritan y que serán déspotas con otros.

7.Evita comparaciones: Algo a lo que se recurre constantemente: “Mira a tu hermano como hizo esto”, “si fueras como tu primo que hizo aquello”, “mira a tu amigo lo bien que dijo lo otro”. Debemos evitar las comparaciones, cada niño es de una manera, y a lo mejor otro es mejor en esto o aquello, pero tu hijo lo será en otra cosa. Ellos ya saben compararse y usar sus propios modelos, no debemos atormentarles con continuas comparaciones todos los días. Al comparar hieres gravemente a tus hijos. Un buen padre y/o madre tiene la capacidad de conocer, entender y amar a cada uno de sus hijos a pesar de sus grandes diferencias. Nadie es igual que nadie, pero esto no significa que sean mejores o peores significa solo que son DIFERENTES

8.Enséñales el VALOR de las cosas y no su PRECIO: La mayor parte de los adolescentes y jóvenes creen que el dinero, el estatus social, las posesiones son lo más importante en la vida (son materialistas) y es falso. Las cosas más importantes en la vida: la salud, el amor, la paz, la vida misma, la familia, los amigos verdaderos, no se pueden comprar ni pagar en ninguna parte, por ello esas cosas no tienen precio tienen VALOR. La riqueza espiritual, moral y mental siempre será mejor que la riqueza monetaria.

9.Enséñales a comunicarse (con tu ejemplo): Da igual la edad y el tema. La cuestión más importante a la hora de educar a un niño es hablar y/o expresarte con él y que él lo haga contigo. De sentimientos, de temores, de dudas, de amistad, de sexo, de lo que sea. Una buena comunicación creará un buen vínculo entre padres e hijos. Muchos piensan que los padres y los hijos no pueden ser amigos, una gran mentira, ¿quién puede ser el mejor amigo de sus hijos que sus mismos padres? que sin interés y con los mejores deseos de bien los tratan. Pero para ganarte el derecho de ser amigo de tus hijos debes aprender y enseñarle comunicación.

10.Enséñales la importancia de la familia: Tu hijo no podrá valorarte, ni valorar a su entorno familiar si no se le enseña cuán importante es la familia, el matrimonio, su relación con sus hermanos, tíos, primos, etc. Evita hablar mal del círculo familiar, más bien con amor y ejemplo instrúyelo en cómo convivir con la familia. Evita aislarlo, evita que pierda el contacto con los demás, si de ti depende que pueda conocerlos a todos, hablar con todos, que se puedan construir puentes de amistad y lazos de amor. Que tus hijos sepan que pase lo que pase pueden contar con una FAMILIA!.

 

¿Qué te pareció la reflexión?, ¿Qué tema te gustaría que abordaramos próximamente?, te invitamos a dejarnos tus comentarios. Tus palabras son importantes para nosotros