¿Cómo disciplinar a mis hijos?, sin maltratarlos

¿Cómo disciplinar a mis hijos?, sin maltratarlos

Si tu hijo se porta mal corrígelo ¡BIEN!!. Existen 3 tipos de comportamientos inadecuados que un niño puede tener: La desobediencia, la mala actitud y el error. Cada uno amerita sanciones diferentes dependiendo de lo hecho, de la edad, etc. Debemos corregir a nuestros hijos con sabiduría y amor pero hay que corregirlos!. “El que detiene el castigo a su hijo ABORRECE, más el que lo ama desde temprano lo corrige” Proverbios 13:24.

Empezamos con el estudio como “COMO DISCIPLINAR A MIS HIJOS!!!????.....sin maltratarlos”. Recuerda: “Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados” Hebreos 12:11. Dios estableció la disciplina para todos sus hijos de hecho “discípulo” se deriva de esta palabra, ahora ¿¿¿son tus hijos tus discípulos???.

El disciplinar a los hijos es a veces un tema que genera confusión. Al mencionar disciplina a los hijos inmediatamente se piensa en castigo por mal comportamiento, tal idea es incorrecta. La disciplina no busca castigar por faltas cometidas, si no la enseñanza para que no se comentan nuevamente esas faltas. Una buena definición de la palabra Disciplina es: La educación que instruye, forma, entrena, fortalece y corrige. Los hijos bien disciplinados y obedientes no aparecen de la noche a la mañana. Para esto se requiere esfuerzo y los padres son los responsables de enseñar y corregir a sus hijos. Otro mito que existe es pensar que existen dos clases de padres “Los Amorosos” y “Los que Disciplinan”, el amor es parte fundamental de la disciplina, sin este importante elemento la corrección seria solo maltrato. Cuando un padre ama a su hijo debe corregirlo con amor pero debe hacerlo, muchos padres plantean que a veces les cuesta ya que sus hijos son pequeños o quizá prefieren ser tolerantes, pero si Dios nos manda corregir a los hijos es porque trae buenos dividendos.

Existen varios tipos de disciplina, La formativa que permite formar hábitos en los hijos, los cuales determinarán sus valores y su carácter. La disciplina formativa establece NORMAS, los padres poseen el derecho y tienen la responsabilidad de establecer las normas en el hogar, los hijos pueden comentarlas e incluso llegar a concesos mutuos en alguna de ellas pero deben ser los padres los líderes del hogar. “Corrige a tu hijo y te dará descanso y dará alegría a tu alma” Proverbios 29:17. La disciplina formativa, mencionada anteriormente permite a los padres establecer las reglas de convivencia en el hogar. Se les recomienda a los padres colocar las normas escritas en papel en un lugar visible para todos los involucrados. Por ejemplo: horarios de estudio, de comidas, de aseo personal, de colaboración en el hogar, de juegos, de recreación al aire libre, de compartir en familia, entre otras. Es necesario establecer normas de acuerdo a la edad, la madurez y las habilidades de quien las va a cumplir. Normas específicas, razonables y justas. Por encima de todo son los PADRES los primeros que deben cumplirlas y velar por su cumplimiento, las normas no deben ser variantes ni cambiantes a cada momento, solo con excepciones y con mutuos acuerdos. Les dejamos algunos ejemplos prácticos de normas básicas para un hogar:

  •  Al llegar de la escuela; 1ero se quita el uniforme, se coloca en su lugar así como los cuadernos. 2 No se llega a prender el TV, no se dejan las cosas tiradas.
  • La cena es un momento para compartir en familia. Comemos todos juntos sin TV, ni Computadoras, ni Telf., ni ningún aparato. No se come en los cuartos, no en el mueble.
  • Días de Semana solo dos horas de TV o Internet

Estos son algunos ejemplos simples de cómo tener Disciplina Formativa en el hogar.  “Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; Mas no se apresure tu alma para destruirlo.” Proverbios 19:18.

Los padres que permiten a sus hijos crecer sin corregirlos, ni ser obedientes ni tener respeto a las autoridades establecidas, están en efecto, empujándolos a la rebelión. Los hijos de tales hogares se revelan en contra de toda autoridad, incluyendo a Dios y tal rebelión puede conducir a la falta de proyecto de vida, la delincuencia, el fracaso, exclusión de la familia, la sociedad y aún hasta la muerte. El segundo tipo de disciplina que estudiaremos es la Disciplina Correctiva: recuerda el principal propósito de la corrección es la enseñanza sin descartar la sanción. La Disciplina Correctiva es aquella mediante la cual es utilizado el castigo o la sanción para enseñar o mejorar una conducta.  Ahora que es Castigar? En términos psicológicos implica corregir una falta, imponer una pena o sanción con fines constructivos de cambiar favorablemente la conducta del sujeto en quien recae.  A la hora de Disciplinar los padres deben tener mucha sabiduría para evitar el Maltrato. Existen varias formas de castigar o disciplinar a alguien y estos 2 elementos, a su vez, dependen de muchos factores como la edad, el tipo de falta que se ha cometido, la intención o regularidad de la misma.

Recuerda: “La vara y la corrección dan sabiduría; más el muchacho consentido avergonzará a la madre” Proverbios 29:15

El Maltrato implica tratar duramente, con violencia, ocasionando daño o perjuicio, bien sea a nivel físico, emocional o psicosocial. El Maltrato es tratar a una persona irrespetando su condición humana y sus derechos. El Maltrato y el castigo son dos términos que definen hechos o acciones que  persiguen objetivos diferentes. El uso de estos términos como sinónimos es completamente errado y responde a una mala interpretación que se ha generalizado. Si seguimos las pautas de Dios nunca respondernos a nuestros hijos para saldar cuentas o dar pasos a sentimientos hostiles, en vez de eso, con amor y firmeza los corregiremos para producir en ellos actitudes y acciones correctas. Al castigar a un niño, por ejemplo, es un deber garantizar su integridad física y te recomendamos que consideres sus acolchonadas nalgas que proveyó Dios. 

Recomendaciones:

* No amenaces a tus hijos si no tienes intensiones de cumplir tu palabra. Tu falta de palabra destruye completamente tu autoridad y minimiza tu liderazgo

* Nunca ofrezcas premios a cambio de obediencia o por comportarse bien, estas deben ser sus conductas normales.

* No avergüences a tus hijos en público, corrígelos siempre en privado.

* No los compares con nadie, son únicos y como tal debes tratarlos. 

Los hijos tienden a cometer algunas “faltas” o malos comportamientos que deben ser corregidos, la palabra de Dios nos dice acerca de esto “La necedad está ligada en el corazón del muchacho; Mas la vara de la corrección la hará alejar de él” Proverbios 22:15. Ahora es importantísimo entender a que se refiere con “La Vara”, veamos un ejemplo en un hospital existen muchas clases de pacientes, enfermedades, etc. y para cada uno de ellos según su dolencia, su edad, sus condiciones particulares, su expediente, etc. etc. se le debe aplicar el medicamento o tratamiento, así mismo existen varios comportamientos inadecuados en los hijos y estos comportamientos se deben tratar con sabiduría sin caer ni en el consentimiento ni en el maltrato (de ninguna forma) que ya explicamos en la anterior entrega. Recuerda el slogan inicial de este estudio “Tus hijos se portan mal?, corrígelos bien”. La pregunta entonces: comportamientos inadecuados, como cuales?

Error: Todos hemos cometido errores, un buen padre acepta los errores de sus hijos, olvida, pero les enseña a aceptar las consecuencias naturales de sus errores. Si un jovencito hace algo indebido, sin el antecedente de haber sido advertido, el padre debe limitarse a explicarle porque estuvo mal lo que hizo, ayudarlo con pautas para evitar que pase nuevamente y sentar el precedente con una nueva norma. Ejemplo:
Todos sentados a la mesa comiendo. El niño tropieza el vaso tropieza y tumba su bebida, mancha el mantel, ensucia el piso, quiebra el vaso. Muchos padres maltratan a sus hijos pegándoles por esto, gritando hasta insultando, otros quizá no le dan importancia y listo (en ambos casos es una conducta errada de los padres). Pero esto es un error ya que nunca se le ha dicho, por ejemplo: no te pares en la silla, no te sirvas tu mismo la bebida pídela y te ayudamos, etc. Un error es cometer una falta por desconocimiento de normas que regulen el método a seguir, aprovecha los errores para establecer la norma y ten paciencia ya que “el no sabía”. Para minimizar errores puedes aprovechar experiencias de terceros para hablar de eso y explicar las conductas que esperas de tus hijos en esos casos. "Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten." Efesios 6:4

Mala Actitud: Cada padre/madre gira instrucciones a sus hijos a lo largo de toda su vida, el padre/madre debe mediar con su hijo para que exista una obediencia plena y no sea obediencia parcial que significa mala actitud. “Padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, para que no se desanimen” Colosenses 3:21. Las instrucciones deben ser claras y precisas para evitar confusión y como dice la carta a los Colosenses no des motivos para que tus hijos le tengan rabia a tus mandatos, habla con ellos ayúdalos y enséñales incluso como ejecutar la labor que les has encomendado. Ejemplo: Padre: Hijo necesito que vayas y compres en la bodega esto ……. Hijo: qué?? Por qué?? Horita no puedo estoy viendo TV. El padre lo obliga y el hijo va con mala actitud, se le olvida la lista de lo que tiene que comprar, se le cae el mandado, se queda hablando y no vuelve, se le extravía el dinero, etc. Eso es mala actitud la cual no se debe permitir y debe ser corregida.

Desobediencia: Es no seguir las instrucciones dadas previamente es ir en dirección opuesta a la dirección dada con antelación deliberadamente. “No rehúses corregir al muchacho; Porque si lo castigas con vara, no morirá. Lo castigarás con vara y librarás su alma del Infierno” Proverbios 23:13-14. Esta conducta en ningún caso se debe permitir y mucho menos dejar pasar por alto, si tu hijo entiende desde pequeño que tu palabra y tus instrucciones él las puede cumplir dependiendo si quiere o no, en la adolescencia y en la juventud será igual. La desobediencia es la contraparte de tu autoridad y respeto. Si educas a tus hijos sin obediencia no se sujetaran nunca a las reglas ni de tu casa, ni de la escuela, ni en el trabajo, ni en la sociedad. Permitir tener hijos desobedientes es hacerles un daño a ellos mismos. Ámalos no permitiéndoles desobedecer. Para esto no es necesario dar ejemplos ya que todos entendemos el concepto pero si les dejamos otro tips, obediencia postergada (obedezco cuando me parezca, como me parezca, donde me parezca, sin apuros) es desobediencia.

Para terminar este estudio recuerda que tus hijos son flechas que lanzas a la sociedad, la calidad de vida que pueden tener depende de la enseñanza de valores y principios que le hayas dado en la niñez, no descuides esa gran tarea que tienes como maestro de valores de tu hogar y disfruta esa gran experiencia de ser familia. Si quieres dejar verdaderas huellas en tus hijos debes pisar fuerte y mantener el paso firme en la crianza de los hijos, si no hay un plan de gobierno claro y preciso basado en el diseño de Dios, habrá anarquía en tu hogar. Ama tus hijos disciplinándolos adecuadamente!!!!. Bendiciones

Si deseas adquirir el libro con el tema completo entra en Ver material disponible El libro se llama Escuela para Padres I 

¿Qué te pareció la reflexión?, ¿Qué tema te gustaría que abordaramos próximamente?, te invitamos a dejarnos tus comentarios. Tus palabras son importantes para nosotros