Los 5 principios de un Matrimonio Exitoso

Capítulo 3
Los 5 principios de un Matrimonio Exitoso

El 4to principio, el de la Ayuda Idónea. Génesis 2:18 comenta: “No es bueno que el hombre este solo le haré ayuda idónea para él”. Ayuda significa: apoyo, auxilio, entre otras cosas. Ser un soporte para el esposo debe ser la labor primordial de la mujer y no una tarea secundaria. Algo idóneo significa: conveniente, apropiado, adecuado. El propósito de la mujer es complementar al hombre. Cada mujer debe revisar cuales son los debilidades y defectos de su pareja y allí ser su complemento, la esposa debe ser la persona que faltaba en la vida del hombre para que éste logre ser una persona completa e integral y pueda lograr los objetivos planteados en el 3er principio revisado en la entrega anterior.

Cuando una esposa logra convertirse en el equipo ideal de su esposo es cuando entendemos la profundidad de Proverbios 18:22 “El que haya esposa haya el bien y alcanza el favor del Señor”. Casarse es una bendición!!!!! Ese es el diseño de nuestro Padre Celestial. Efesios 5:22. La esposa debe sujetarse al esposo. Estar sujeta significa: respetar y valorar al marido, seguirlo voluntariamente, cooperar y reconocerlo como director. Estar sujeta no es ser su esclava ni su mascota. Cada mujer debe dejar de lado su orgullo y entender que esta puesta para ayudar en amor a su esposo. Cada esposo debe ser líder de su hogar pero no puede hacerlo solo necesita de su esposa. No es un capricho que el hombre sea el líder del hogar es el modelo de Dios para el matrimonio. La mujer ha sido dotada por Dios de una percepción especial que algunos llaman “sexto sentido”, esto le permite discernir y percibir cosas que quizá su esposo no pueda y le advierte. Dios te puso al lado de tu esposo no para pelear, ni discutir, ni para que le recuerdes día a día sus errores y defectos, Dios te coloco allí para que ayudes a tu pareja a salir de cualquier situación difícil, esa es tu naturaleza. Los principios de Respeto y Honra al marido no pueden ser negociables. Cada mujer debe respetar y honrar a su marido hasta en los momentos más difíciles recuerda tu eres su corona Proverbios 12:4. El hombre debe ser sabio para ganarse el respeto de la esposa y ella debe respetarlo así mismo en todo momento y situación. Existen muchas situaciones que pueden llevar a que una mujer pierda el respeto por su esposo y por la relación pero este camino solo puede llevarte a la destrucción de tu matrimonio.

Hoy en día vemos como muchas corrientes feministas degradan al hombre y colocan a la mujer en una escala superior. Delante del Señor todos somos iguales pero en el matrimonio Dios nos ve según nuestras responsabilidades, nadie es mayor que nadie pero si tenemos responsabilidades distintas. Pretender que no se necesita al hombre o que la mujer es independiente de su esposo son errores típicos que más tarde que pronto perjudican a la relación. Ahora como la sociedad violenta este principio veamos algunos ejemplos prácticos: Mujeres que desvalorizan a sus esposos: bien sea en público o privado muchas mujeres menosprecian a sus esposos y esto constituye un error y un pecado delante del Señor. Nunca hables mal de tu esposo, nunca lo subestimes, ni lo tengas en poco hacerlo te traerá consecuencias a ti y a tu hogar. Dios es un Dios de orden y nunca violenta los principios de autoridad y los esposos son sinónimos de autoridad en el matrimonio. Mujeres que descuidan a sus esposos (y también el descuido de la mujer misma constituye un descuido del esposo): Cada esposa debe cuidar, en todos los sentidos, a su pareja. La esposa Dios la doto de esos detalles de belleza y alegría que le dan vida a todo lo que tiene y hace incluyendo a su esposo. Un ejemplo sencillo puede ser ver una casa desordenada, sucia, envejecida allí normalmente se dice “aquí falta una mujer”. Mujeres adictas al gobierno y a la toma de decisiones: Muchas mujeres han caído en el error de querer gobernar sus hogares y esa no es la función que el Señor les mando. Algunas inclusive opacan la vida del hombre a tal punto que se puede oír la expresión “Ella es la que lleva los pantalones en esa relación”. Ese aunque es un modelo común no es el diseño correcto que Dios nos dejo. Si violamos este principio de estas u otras formas se genera: Mujeres dirigiendo hogares, lo cual no es rol. Hombres anulados y manipulados. Un mal ejemplo para hijos e hijas que aprenderán ese formato. Dios busco entre toda su creación y no hubo nada ideal para complementar al hombre y decidió hacer el regalo perfecto: La Mujer. Son ellas las que dan al hombre el equilibrio y balance que necesitan. Ama a tu esposo, respétalo, valóralo, ayúdalo y cuídalo y veras como la bendición del Padre Celestial bendecirá tú vida, la de tu hogar y la de tu esposo y juntos serán un gran equipo.

El quinto y último principio: El Amor Incondicional. El amor es sin duda un tema fundamental en todos los matrimonios. Pueden existir diferentes razones, motivos o causas en la separación de una relación de pareja pero siempre en todas las rupturas se concluye que el amor se terminó. Se habla mucho de amor pero esta palabra se ha adulterado debido quizás al abuso y la manipulación que de ella han hecho los medios de información. No tener un concepto claro del Amor y como aplicarlo puede tener un alto costo para la relación. En la primera carta a los Corintios capítulo 13 encontramos una descripción bastante completa de Amor, les invitamos a leerla detenidamente. El amor no debe funcionar solo en la constitución del matrimonio sino a lo largo de su continuidad, amar no es solamente mirarse el uno al otro a los ojos, sino mirar los dos en la misma dirección, compartiendo sueños, planes, sentimientos, dudas, temores, entre otras cosas. Amar es la única energía que fortalece verdaderamente al matrimonio. El amor busca el bien del otro, el de la persona amada. El matrimonio es la expresión del amor del uno por el otro y es lo que sustenta la necesidad de estar junto con esa otra persona. También implica un proyecto común de vida y valores compartidos. Amar es más que un sentimiento, amar es una decisión consciente, personal y voluntaria y por encima de eso es un mandamiento del Padre Celestial, Efesios 5:28.

Algunas expresiones del amor:

Amor Comprensivo: Significa considerar y ser sensible al estado emocional de tu pareja. 1ra de Pedro 3:7

Amor Romántico: Significa demostrar detalles sentimentales. Recuerden los esposos que las mujeres necesitan recibir cariño de sus esposos. Es posible dar sin amar pero jamás podrás amar sin dar. 1 Corintios 7:33

Amor Pasional: Significa cultivar el apetito sexual a través del estimulo paciente y progresivo. Es fundamental entender que las mujeres se hicieron para ser amadas no para ser usadas, no es lo mismo amar que hacer el amor. Proverbios 5:18-19.

Amor Ágape: Este amor es comparado con el amor que expresa Jesucristo por su Iglesia, este amor lo da todo, es sacrificial e incondicional. Efesios 5:25

El Amor verdadero promueve y genera: La Comunicación asertiva (y no la pasiva ni la agresiva), El Perdón sin condición, La Honestidad total, El Respeto mutuo, El Valorar a la pareja, El ubicar a Dios como centro de la relación, entre otros fundamentos matrimoniales.

Violar el principio del Amor Incondicional genera: Mujeres frustradas y endurecidas, hombres insatisfechos sexualmente, hogares sin compañerismo, familias dividas y mucho más.

Hoy en día vemos que el Matrimonio según la sociedad es solo un documento legal, que puede disolverse en cualquier momento con otro trámite. Pero en el corazón del Padre Celestial el Matrimonio no es un contrato es un PACTO!!. La diferencia entre estos dos conceptos son abismales pero se pueden resumir todas en una sola palabra: Condiciones, en el primero existen y si se violan el contrato debe romperse pero en el segundo no existen condiciones por lo tanto el Matrimonio, como ejemplo de un pacto según el diseño del que lo creó, no debe quebrantarse, debe perfeccionarse. Si ves tú matrimonio como un contrato con condiciones tarde o temprano encontraras una razón de peso para separarte, pero si hoy comienzas a caminar con tu pareja en un pacto delante del Señor ten por seguro de que podrán superar todas las adversidades y obstáculos porque juntos encontrarán la forma de mejorar y serle fiel a ese pacto. Esta sociedad no necesita más programas de TV que hablen y promuevan el divorcio, no necesita matrimonios obligados y desinformados, niños sin hogares, madres solteras, matrimonios homosexuales, padres maltratadores, familias ensambladas y disfuncionales, no necesita de canciones que promuevan la infidelidad y la vida sin compromisos, esta sociedad realmente necesita así como tus hijos y todos nosotros en general de matrimonios sólidos, estables, que estén dispuestos a tolerar las presiones sociales, las situaciones difíciles y mucho más pero que al final de sus vidas pueden decirse orgullosos “Te amé de corazón toda mi vida”, necesita de matrimonios que puedan reconocer a Dios como el único que puede sustentar y fortalecer su vida en pareja. Cuida tu relación de pareja, cultívala, apréciala, hónrala, ámala, respétala y no permitas que los factores externos la debiliten, ni la destruyan, lucha por tu matrimonio, lucha por tu pareja, lucha por tu familia porque es lo que realmente tiene valor, ni tu trabajo, ni tu posición social, ni tus logros, ni ninguna otra cosa que puedas alcanzar podrá hacerte más feliz que un matrimonio exitoso, unos hijos bien formados y en general una familia feliz. Atrévete a tener un matrimonio bajo el diseño de Dios y verás que fue el mayor regalo que Él nos pudo dar, no fue un error, no es un invento social, no es un capricho, el Matrimonio es una bendición!!!!

Y así concluimos este estudio “Los 5 Principios de un Matrimonio Exitoso”. Recuerda invita a tus familiares y amigos a visitar nuestra página y puedan leer este y muchos estudios más de familia.

 

Para leer más sobre el matrimonio te invitamos a adquirir nuestro libro Escuela para Matrimonios MATERIAL PARA LA FAMILIA

 

¿Qué te pareció la reflexión?, ¿Qué tema te gustaría que abordaramos próximamente?, te invitamos a dejarnos tus comentarios. Tus palabras son importantes para nosotros