Salvemos a la Familia

Sembrando valores para la vida
Salvemos a la Familia

Hoy es un buen día para reflexionar y crecer, ¿cuáles son los valores más importantes en tu familia?, ¿honras a tus padres y amas tus hermanos?, ¿tienes una comunicación abierta con tu conyugue?, ¿disfrutas a tus hijos?, nuestra cultura familiar ha sido marcada por el maltrato, abandono e ignorancia, pero es un buen momento para cambiar y re-direccionar nuestras familias al propósito de Dios, convivir en armonía y que la paz de Dios este en nuestros hogares, basta ya de violencia, maltrato e insultos en nuestro hogares. Erradiquemos esas conductas: busquemos la bendición de Dios, asumamos responsabilidades, trabajemos en equipo, establezcamos limites y normas.

Para ejercer cualquier oficio o profesión se requiere una formación a través de la preparación y la experiencia, muchos inician una vida familiar en ignorancia, y en mitad de camino se dan cuenta que no es fácil manejar situaciones de comunicación y conflictos en la familia,  tanto a  nivel de pareja como padres, te invitamos a crecer mediante el conocimiento, asiste a talleres, lee, busca orientación familiar, aprende el Diseño de Dios, no te paralices, todos los situaciones difíciles tienen solución, pero hay que prepararse, Dios no llama a gente preparada, Dios prepara a la gente que llama, debes estar dispuesto a cambiar, a renovar tu mente, practicar nuevos hábitos de vida.

El mundo necesita esposos comprometidos en una relación de fidelidad y respeto, padres que asuman la responsabilidad de la enseñanza y el modelaje de principios y valores de Dios, la falta de padre está creando un caos en la sociedad, se requiere de hombres que asuman ese papel tan fundamental tanto como esposos como padres para sus hijos, ya que el 71% de las adolescentes embarazadas carecen de padre, el 90% de niños sin hogar y que huyen de casa provienen de hogares sin padre, el 85% de los niños que muestran problemas de conducta provienen de hogares sin padre, el 71% de los que abandonan la secundaria provienen de hogares sin padre. Ante esta realidad hacemos un llamado para que los hombres de nuestra sociedad se conviertan en esposos y padres responsables.

Hoy más que nunca debemos levantar el Diseño de Dios para la familia, y la única manera es creando una cultura familiar que tenga los fundamentos en la verdad de Dios, que defina principios y valores claros  que sean permanente reforzados en la vida de hogar a través de  una dinámica familiar nutritiva  que enseñe a nuestros hijos a pensar y tomar decisiones que no les dañen ni trunquen su proyecto de vida que no sean unos seguidores del sistema sino lideres de una nueva generación que ame y siga a Dios. Viviendo en amor, respeto, fidelidad,  solidaridad, cooperación, responsabilidad, etc.

Siendo modelos de conducta y referentes a una generación que vaga sin mapa de vida confusos, masificados y sin fundamentos espirituales. Por eso es importante salvar a la familia enseñando el Diseño establecido por Dios.

 ...por una familia mejor...

Para nadie es un secreto la crisis de valores que vive la sociedad actual, que no es más que crisis de familia, ya que el hogar es la primera escuela de valores, es donde el individuo se forma para la vida, donde se le diseña su proyecto de vida, allí fabricamos al futuro hombre, es lamentable que muchos hogares están fabricando delincuentes, consumidores de drogas, padres irresponsables, amantes del placer y la diversión. Por eso hay que esforzarse en darle una calidad de educación  a hijos basados en valores morales y espirituales, colocarles limites y establecerles normas en el hogar, que ellos puedan respetar la autoridad de gobierno de los padres, ya  que, ¡el que te mantiene tiene el derecho de gobernarte!.  Hay que saber gobernar el hogar con sabiduría y firmeza.

La profundidad de esta crisis social se puede medir al ver los índices de homicidios, suicidios y delincuencia en general, cuando observamos la pérdida de  valores y como se publicita la violencia y las perversiones sexuales, no podemos quedarnos callados e inertes, debemos ir a la raíz del problema, que es LA FAMILIA. Salvar la familia es salvar la sociedad, es salvar el matrimonio es salvar al hombre,  a la mujer, al niño, al joven y al anciano. Y lo salvamos cuando le impartimos el conocimiento de Dios.

Hoy más que nunca debemos ser eco de la voz de Dios en nuestra sociedad, nos hemos conformado con aceptar las perversiones sexuales, la violencia y el desenfreno de las pasiones desordenadas, que día a día vemos en los medios de comunicación, que escuchamos en las canciones, que modelan los artistas famosos, debemos levantarnos y salir de nuestra comodidad, salir a la ofensiva, para anunciar la verdad de Dios y levantar una nueva generación de jóvenes que tengan moral, buenas costumbres, que honren a los padres, que caminen bajo el Diseño de Dios, debemos ser mentores de una nueva sociedad, enseñando valores y principios de Dios, siendo mentores y modelos para aquellos que no tienen padres.

Hay que enseñar el Diseño de Dios a través de programas Orientación y educación familiar, crear escuelas para padres, para matrimonios y prevención juvenil, para estar a la ofensiva y erradicar el anti-diseño que tiene la sociedad y establecer la verdad de Dios, que hará al hombre libre y sano, capaz de cumplir el propósito para lo cual fue creado.

 

Recuerda: El que no lucha por su familia no tiene sentido por cualquier otra cosa que este luchando

El Lcdo. Ezequiel Arraiz es parte del equipo de orientadores y talleristas de familia de FUNDAMICOM. Si deseas contactarlo te invitamos a que revises FUNDAMICOM Sede EEUU dando click aquí o directamente a su número telefónico 404 7172254 o a su correo ezequieldavid20@hotmail.com

¿Qué te pareció la reflexión?, ¿Qué tema te gustaría que abordaramos próximamente?, te invitamos a dejarnos tus comentarios. Tus palabras son importantes para nosotros