10 actitudes de un niño consentido

10 actitudes de un niño consentido
10 actitudes de un niño consentido

La educación de un hijo nunca ha sido tarea fácil, los padres siempre tratan de hacerlo lo mejor posible, pero evidentemente hay cosas que se escapan de las manos y por lo general, surgen indicios que demuestran que el camino que se recorre, no es el indicado. Algunos padres se incomodan con las críticas, y más cuando estas vienen de personas que no tienen hijos, ignorando que estos ven desde otro punto y son capaces de percibir lo que ellos como padres no. Lamentablemente no existen universidades para aprender a ser un Padre o una Madre Exitosa, de hecho la vida misma es la que enseña pero ¿realmente se aprende?, ¿Existe la intensión de crecer y ser mejor?, estos detalles cada día se hacen más evidentes y son la gran diferencia entre un hijo educado y un hijo mal educado. Nos dice la Palabra del Señor “La vara y la reprensión dan sabiduría, pero el niño consentido avergüenza a su madre.” Proverbios 29:15.

 

Queremos darte algunos tips que pueden guiarte y darte una respuesta en una de las preguntas más frecuentes de todo padre y madre ¿Es mi hij@ un@ malcriad@?:

 

1.- Abusa de los berrinches. Ya sean en público o en el hogar, los enojos desmedidos son una clara señal de que un niño es demasiado consentido. Esto normalmente viene acompañado con mala actitud donde le resta importancia a los llamados de atención de los padres

2.- Nunca está satisfecho. Los niños demasiado consentidos siempre querrán más de lo que tienen. Parece que su felicidad o satisfacción no está en lo que necesita sino en el placer que le produce ver a otros complacer sus peticiones, por ello al tener lo que pide simplemente lo ignora y fija otro objetivo

3.- No ayuda en las tareas del hogar. Nadie pretende que aseen toda su habitación o hagan la cena, pero luego de los primeros años debería colaborar con cosas mínimas, como guardar sus juguetes, ordenar sus cosas y si en definitiva integrarse a las actividades y tareas cotidianas de la casa. No hacerlo es símbolo de mala educación por parte de sus padres

4.- Quiere controlar a los adultos. Un niño malcriado no diferencia entre el trato que merecen sus amiguitos y los mayores. Si los padres están hablando seguramente gritará o los interrumpirá hasta ser el centro de atención. Es necesario enseñarles los límites y que aprendan a diferenciar quien es quien

5.- Te avergüenza en público. Una clara señal de un niño malcriado es su placer en avergonzar a sus padres, sea con sus actos o comentarios siempre es común escuchar descalificativos y duras palabras que no son más que una muestra de su rabia interna por no alcanzar lo que desean, como lo desean y cuando lo desean

6.- No comparte. A partir de los 4 años, los niños deberían estar más dispuestos a compartir sus cosas con sus amigos y hermanos. Previo a esta edad es muy común que los niños sean “egoístas” pero psicológicamente está demostrado que es solo un instinto básico de defensa y supervivencia. El problema es que muchos padres no comienzan a educar y a enseñarles el arte de compartir y cuando pasan por los 5,6,7 años y llegan a la adolescencia siguen con las mismas actitudes de mezquindad

7.- No reconoce la autoridad. Esto es un punto clave si a un niño no le gusta obedecer, respetar y considerar a una autoridad es una clara señal de un niño consentido. Bien sea la maestra, un tío, o sus mismos padres son para él simplemente un obstáculo para lograr hacer su voluntad. Si ignora la palabra clave: “¡No!” es otra clara muestra   

8.- Tienes que rogarle o sobornarlo. Como no reconocen a la autoridad, cada pedido que les haces es un ruego. Si les toca obedecer debes rogar, si les toca hacer tarea debes rogar o hasta pedirle que se vaya a dormir se convierte en una interminable negociación. Tampoco deberíamos tener que sobornar a nuestros hijos con dinero, golosinas o juguetes para que hagan las tareas diarias

9.- No juega solo. Los pedagogos consideran que a los 4 años un niño ya debe divertirse por su cuenta, aunque sea por intervalos pequeños de tiempo. Que necesite siempre de un padre o un compañero demuestra su necesidad de atención.

10.- Mal Rendimiento escolar y problemas de conducta. Otro de los factores que no falla en un niño consentido son los problemas en la escuela, estos son frecuentes y recurrentes, teniendo los padres que confrontar a sus hijos para ver si se estimulan a cambiar

 

Si estas cometiendo alguno de estos errores, seguramente también estas a tiempo de enmendarlo, sabemos que es muy sencillo traer hijos al mundo y bastante difícil criarlos, pero recuerda: la educación que hoy reciben les ayudará a definir el camino que recorrerán a lo largo de su vida. En gran medida eres el responsable de lo que tus hijos sean el día de mañana, no los descuides, ámalos corrigiéndolos. Dejar que tus hijos crezcan sin orientación y corrección es la peor decisión que puedes tomar, todos nos equivocamos pero no todos tenemos alguien que nos corrija.

Dice Proverbios 29:17: Corrige a tu hijo y te dará descanso, y dará alegría a tu alma.